Abuelito de 90 años cumple su sueño de convertirse en doctor en derecho

Ya sabemos que para los sueños no hay límites si trabajamos duro por ello, pero hoy les venimos a revelar una muy importante lección y el mejor ejemplo de vida de la mano de un abuelito de 90 años de edad, proveniente de Italia, quien llegó para enseñarnos que la edad no es para nada un impedimento para lograr alcanzar cualquier propósito en esta vida. Y es que muchos de nosotros alguna vez en la vida hemos llegado a decir “estoy muy viejo para hacerlo” o “tal vez me vea ridículo hacerlo a esta edad”, ya que las inseguridades son muy normales en cada uno de nosotros a lo largo de nuestra existencia. Sin embargo, siempre debemos pensar en positivo y tomar como ejemplo las cosas buenas que nos rodean y en especial, los logros extraordinarios que se cruzan en nuestro camino.

Y es que “el tiempo adecuado” realmente no existe, ya que el momento perfecto lo hacemos todos los días de nuestra vida, tengamos la edad que sea. Y quien ha venido a demostrarnos que no hay límites de edad para realizar nuestros sueños, ha sido este señor de nada más y nada menos que de 90 años quien quiso retomar sus estudios para culminarlos y ver el éxito de frente como tanto lo había soñado. Y es que el sueño de este anciano italiano se hizo realidad cuando culminó sus estudios, según pudimos conocer por un medio local donde conocimos esta historia llena de sueños hechos realidad.

Con cuatro hijos y nueve nietos a quienes cuida con mucha alegría y entusiasmo, el señor Oscar Mattei sacó a su familia adelante durante sus años más jóvenes trabajando incansablemente para siempre darles lo mejor que estuvo a su alcance. Desde vender dulces y refrescos, pasando también por un trabajo como sastre e incluso vendedor de libros fue uno de los cuantos oficios a los que se dedicó Oscar durante sus años “productivos” para poder mantener de la mejor manera a la familia que había decidido formar.

Sin embargo, todo esto hizo que dejara para “después” sus estudios, guardando dentro de un espacio muy especial de su corazón el poder graduarse de profesional. No obstante, a sus 85 años de edad le pareció una excelente idea poder retomar sus anhelos, y comenzó a aferrarse a la oportunidad de volver a estudiar, la cual esta vez no dejaría pasar. Y es que el sueño de Oscar era convertirse en Doctor en Derecho, por lo que decidió matricularse en la Universidad de Roma para cumplirlo de una vez por todas.

Así fue cómo este señor no solo logró su cometido de graduarse en lo que tanto soñaba, sino que también fue un alumno ejemplar dentro de la universidad, graduándose con honores y obteniendo una calificación de 100/110, la cual es una de las más altas de dicha casa de estudios. Inclusive el rector de la universidad lo catalogó como un estudiante modelo, y los profesores que estuvieron presentes durante su estancia universitaria, elogiaron los logros del abuelito gracias a su determinación y empeño incansable.

“Todos mis compañeros, mucho más jóvenes que yo, me vieron sorprendidos por mi energía y ganas de seguir.” Comentan un muy orgulloso de sí mismo Oscar. Y es que aunque el propósito de este abuelito siempre fue graduarse, también quería dejarles una importante lección de vida a sus hijos y nietos, y esta se trataba de no rendirse jamás, y hoy por hoy debemos decir que lo hizo de la mejor manera posible.

Quiero que vean y, sobre todo, entiendan que la vida hay que vivirla, que nunca es tarde para alcanzar tus sueños y que cuando realmente te esfuerzas por perseguirlos, la vida misma te lo da.”

Ya no nos queda la menor duda de que esta historia tan enternecedora y alentadora es la inspiración que muchos de nosotros estábamos buscando el día de hoy, ya que claramente Oscar es el mejor ejemplo de que no existe límite de tiempo ni de edad para alcanzar cualquier meta que tengamos en la vida, y de que nada pero absolutamente nada es imposible si le ponemos las ganas y el empeño necesario a lo largo de nuestra existencia.

Créditos: Rai News

© 2022 Puro Sarcasmo
Política de privacidad y Cookies
Contacto