15 Fotografías que demuestran perfectamente lo que significa tener un mal día

La verdad es que los días malos son naturales que sucedan, y es común que todos pasemos por alguno a lo largo de nuestra vida. Y es que siempre habrá ocasiones en las que nos levantemos de la cama con el pie equivocado, y todo nos salga al revés, queriendo que llegue la hora de dormir nuevamente para tratar de reiniciar la Matrix y que todo vuelva a la normalidad.

Y es que aunque creamos que las peores desgracias nos suceden únicamente a nosotros, estamos muy lejos de la realidad. Pues aunque suene un poco cruel decirlo, siempre habrá alguien teniendo un día peor que el nuestro, y que sin lugar a dudas hará ver nuestro momento de desgracia como un agradable paseo por un parque de diversiones.

Esto puede ocurrir en cualquier momento, y si no nos creen los invitamos a ver a continuación estas 15 fotografías de nuestra galería que reflejan lo que es ser un alma en desgracias, pues estas desafortunadas personas están teniendo el peor día de sus vidas, y de solo verlos agradecerás no ser tu quien esté en sus zapatos.

1) Cuando quieres ganarte el premio a mejor compañero de trabajo pero se atraviesa algo en la calle que te hace frenar el auto de golpe.

2) Ahora no se si armarme de valor y sacudir las sabanas o simplemente mudarme de casa.

3) Por eso es que siempre mi madre me decía que si tomaba alcohol no podía manejar.

4) Parece que una manada de pájaros con problemas gastrointestinales decidieron tomar mi auto como cuarto de baño.

5) Llegar a casa hambriento luego de un extenso día de trabajo en el que no te dio tiempo ni de comer y que te suceda esto.

6) Al abrir una botella de cloro para comenzar a lavar la ropa, una gota cayó justo dentro de mi ojo. Ahora los doctores no saben si tendré un daño ocular permanente.

7) ¿Acaso algo más podría salir mal en este día?

8) Tal y como lo habíamos sospechado desde un principio, la falla está en el espejo retrovisor.

9) No quiero ni describir lo que me provoca este emparedado que guardé para disfrutar cuando llegara a casa.

10) Lo único que tenía en casa para cenar era una lata de frijoles con la que me iba a preparar unos tacos y al abrirla estaba completamente vacía.

11) El último dólar que me quedaba para comprar el último chocolate de la máquina expendedora y tenía que suceder esto.

12) Jamás vuelvan a dejar a su hijo pequeño solo con su cartera y unas tijeras cerca.

13) Luego de haber comido aproximadamente unos dos tazones de cereal pude darme cuenta de que la bolsa traía este “premio” (pequeñas colas de camarón secas).

14) Creo que escogí el peor día para olvidar subir la ventanilla del auto.

15) Nunca más vuelvo a meter la ropa a la lavadora sin revisar todos los bolsillos antes.

© 2019 Puro Sarcasmo
Política de privacidad y Cookies
Contacto