Una influencer presumía su vida de lujos pero terminó siendo mentira

Muchos utilizan las redes sociales para exhibir vidas llenas de ostentaciones, en las que viven en mansiones elegantes, compran en las mejores tiendas y usan solo prendas y artículos de lujo. Sin embargo, en muchos casos no son más que una estafa, tal es el caso de una influencer china muy famosa, se trata de Lisa Li.

Ella solía mostrar un estilo de vida sumamente lujoso, pero su casera la descubrió y realmente la dejó muy mal frente a todos sus seguidores, ella mentía para poder mantener la atención de su público.

Todo comenzó cuando Lisa llevaba un tiempo sin pagar la renta del apartamento donde vivía, tampoco respondía los mensajes y llamadas de la propietaria llamada Chen, así que la señora ingresó al lugar y encontró un verdadero basurero, restos de comida y hasta heces de perro por todos lados. Tanto así que no empresas de limpieza quisieron aceptar el trabajo de aseo.


En consecuencia, la señora Chen demandó a Lisa, quien al aparecer culpó de todo al perro, dijo debió salir de viaje y no quería dejar su perro en otro lugar, así que lo dejó solo en el apartamento y supuestamente él causó el desastre.


Ante la demanda por daño al patrimonio y el enorme y razonable enfado de la señora Chen, la influencer no tuvo más remedio que asumir su responsabilidad y limpiar todo el lugar. En suma, Lisa tuvo que hacer a un lado su papel de diva y confesar su gran mentira, así que pidió disculpas a sus seguidores, por supuesto algunos la veían como un modelo a seguir.

Pero ya no había nada que hacer, la chica perdió toda su credibilidad, sus fanáticos dijeron ya era muy tarde y al ver el desastre de vida que realmente tenía, tomaron la decisión de no seguirla más, así que podría decirse que después de tal vergüenza y la magnitud de su mentira ya descubierta, esta joven ya perdió todo lo que tenía como influencer y conviene busque otro trabajo y por supuesto, mejore sus hábitos y su estilo de vida. Sin duda, ha sido el mejor ejemplo de que las mentiras no llevan a nada bueno.

© 2019 Puro Sarcasmo
Política de privacidad y Cookies
Contacto