19 Objetos que se guardaron para una ocasión especial y finalmente los usaron

En cada familia existen cosas especiales que han sido guardadas por generaciones y que están esperando en cualquier ático o armario para ver la luz del día. Y es que desde que somos niños hemos estado acostumbrados a conseguirnos con cajas misteriosas que no nos dejan ver, y que simplemente nos dicen que podremos disfrutar cuando seamos mayores.

Sin embargo, muchas personas piensan que la vida es tan solo un instante, y que debemos disfrutar de todas las cosas al máximo mientras podamos. Y aunque no podríamos estar más de acuerdo con eso, todavía existen personas que guardan sus reliquias más preciadas para que las generaciones futuras las reciban como herencia en el momento indicado.

Si ese es el caso de tu árbol familiar, te invitamos a sentirte plenamente identificado con estas 19 fotografías que verás a continuación, las cuales han sido compartidas por personas que finalmente recibieron los tesoros familiares los cuales fueron guardados por años, y que ahora han logrado ver la luz del día.

1) Estas zapatillas tienen más de 30 años de antigüedad y son una reliquia guardada por mi suegro durante muchos años. Hoy las encontré y le pregunté si podía probármelas y me quedan a la perfección. Cabe destacar que están como nuevas y son de la Unión Soviética.

2) Finalmente recibí la caja que mi madre siempre me decía que se trataba de la herencia de mi abuela cuando era una niña.

3) Estas son las cosas que el dinero no puede comprar y que cuando las recibes valoras mucho más que cualquier otra cosa.

4) Estos son los popotes que mi madre tenía guardados por si acaso y que hoy decidió regalarle a mi hija que le encanta tomar todas sus bebidas con ellos. Kit de cóctel. Fecha de fabricación: 1988.

5) Este es el folleto que traía en su interior la ropa de cama que me dio la señora dueña de la casa que rento en Italia. “Resumiendo: ’Señora, usted tomó la decisión correcta. Por eso la invitamos a participar en el sorteo’. Los premios aparecen en la tarjeta. Ya iba a llenarla y enviarla, pero me di cuenta de que debería haberlo hecho hace medio siglo”.

6) Luego de fallecer nuestros padres decidimos revisar sus cosas y nos encontramos con estos dos juegos de cubiertos de plata como nuevos los cuales han sido usados dos veces nada más.

7) Me encontré con esto en el ático y ahora mis hijos no paran de jugar con ellos.

8) Un obsequio de bodas realmente invaluable.

9) Luego de fallecer mi abuela encontramos una gran cantidad de objetos asombrosos que estaban guardados en su ático.

10) Este fue el modelo de 1980 que mi tía me regaló luego de conocer mi pasión por la fotografía. “¡En su caja original, con todos papeles, nunca usada! He tenido muchas cámaras desde entonces, pero, por supuesto, todavía ocupa una posición destacada para mí”.

11) Esta es la caja de objetos usados que mi ex jefe me dio antes de ser trasladado a otra ciudad.

12) Este juego de vajilla que compré por internet es increíblemente hermoso. “Cuando era niño, ni siquiera teníamos copas de cristal. Y ahora puedo tomar té en estas tazas todos los días (podrían haber permanecido en el armario de alguna anciana 50 años más, ¡da miedo imaginarlo!)”.

13) Me trasladaron a Alemania por mi trabajo y llevé conmigo el edredón que me regaló mi abuela como dote en 1989.

14) Este es el juego de marcadores que tenía cuando era niño y que estaban guardados en el ático. Y lo mejor de todo es que todavía escriben.

15) Mi madre de 71 años guarda en su despensa estas toallas de lino que están como nuevas.

16) Ropa de cama de algodón puro y un juego de cubiertos de plata fue la hermosa herencia que me dejó mi abuela antes de partir.

17) Estas sin dudas son las reliquias familiares que me ha heredado mi abuela y que mi abuelo me trajo el día de hoy.

18) Estos artículos de higiene los tenía guardados mi abuela en su armario y todavía funcionan a la perfección.

19) Nadie se imagina cuantas noches soñé con finalmente tener esa muñeca que mi abuela guardaba celosamente dentro de su caja.

© 2019 Puro Sarcasmo
Política de privacidad y Cookies
Contacto